Las aguas de New York plagadas de tiburones blancos

Nadie lo diría que un estado tan densamente poblado cómo Nueva York albergue en sus aguas centenares de tiburones blancos en edad juvenil. Según estudios realizados en la costa estadounidense se sabe de cierto que en Long Island existe una número de unos ochocientos tiburones blancos en una área reducida y muy cercana a la costa.

Cerca de la costa, en una zona conocida como New York Bight, cientos de crías de tiburón blanco aprenden a alimentarse, navegar y esquivar a los depredadores en lo que los investigadores creen que es la principal (y probablemente única) guardería de tiburones blancos del Atlántico Norte.

Por lo que parece , la guardería de tiburones de Long Island es el lugar donde todas las crías de tiburón blanco del Atlántico Norte pasan su primer año de vida”,

Se han marcado tiburones con señales acústicas en concreto una hembra joven al que se les puso el nombre de “Liberty” en honor de la estatua de la Libertad, con el objeto de seguir los movimientos de los tiburones jóvenes de Long Island.

Los científicos creen que la guardería, situada en una zona triangular entre Montauk Point (Long Island), Cape May (Nueva Jersey) y  Nueva York la ciudad de los rascacielos, podría producir hasta 200 tiburones blancos al año.

Las tiburones blancos hembra paren aproximadamente a partir de los 30 años de edad y miden una longitud de 4,5 metros o más,  llevan una camada de entre dos y 17 crías durante 18 meses, y dan a luz cuando las crías miden hasta metro y medio. La hembra debe ser muy grande para transportar semejante prole. Mientras están preñadas, las hembras siguen produciendo huevos no fertilizados, que se convierten en alimento para sus crías en el útero.

Se supone que los partos se producen muy cerca de la área de New York a dónde van los pequeños (1,5 metros) para alimentarse cerca de la costa de calamares y peces.

Fotografía: Oleksandr Sushko y Alex Steyn

Compartir: